OJO ZURDO


El 90% de los seres humanos son diestros. Además biológicamente todos tenemos un ojo dominante. En dos tercios de la población el ojo derecho predomina por sobre el izquierdo. Este sesgo, que aún sigue siendo un misterio, biológicamente no carga ningún juicio de valor. No obstante desde el aspecto cultural hemos ido aprendiendo a neutralizar la marcada carga peyorativa que tiene el ser  zurdo versus la carga del ser diestro. En español ser diestro significa, por ejemplo, “ser hábil, experto en un área u oficio” (RAE). En inglés, se dice to be right y en alemán Recht haben, ambos significan “estar en lo cierto” o “tener razón”. En cambio, para el término izquierda, siniestra, gauche, left, no existe raíz común, pero todas tienen juicios de valor desfavorables. En español, la palabra  izquierdear  significa

“para apartarse de lo que dicta la razón y el juicio” y hacer algo

 

a zurdas, que significa hacerlo “al contrario de como se

debe hacer” (RAE). En francés, gauche viene del verbo latino que significaba “errar” como vago o vagabundo, y la expresión être gauche, que significa “ser torpe”. En italiano, sinistra remite inmediatamente a “siniestro”. En inglés, la expresión to be left significa también “ser torpe”. En mapudungun  chuvlecüu signifca “zurdo, manituerto”; que viene de chulleco que significa “torcido”. Y si el canto del chucao (pájaro de la mitología chilota)  viene por la izquierda, es de mal augurio.

 

Lo zurdo -lo izquierdo- carga con una connotación ideológica negativa que incluso llevó a que se fuera perseguido por la Inquisición en la Edad Media y más cerca, en pleno siglo XX, se consideraba un signo de inferioridad escribir con la izquierda. Hoy dicha connotación negativa ha sido erosionada por la evolución social del lenguaje, que se desprende de la admiración provocada por artistas, pensadores y deportistas zurdos modernos y por el surgimiento de la acepción “izquierdista” que luego de la Revolución Francesa

 

en la Asamblea Nacional Contituyente de 1789 surge como clasificación política que tiene como posición central la defensa de la igualdad social.

 

Así el término “Zurdo” evoca una histriótrica reinvindicación cultural y social, que logra evolucionar a la estigmatizada discriminación hacia este tipo de fenotipo minoritario de la especie humana.

 

Por otro lado, el ojo izquierdo, como todas la partes izquierdas de nuestro cuerpo,  están dominados por el hemisferio cerebral derecho, el hemisferio holístico no verbal, que es intuitivo en vez de lógico, piensa en imágenes, símbolos y sentimientos. Tiene capacidad imaginativa y fantástica, espacial y perceptiva.

 

Finalmente para nosotros, “Ojo Zurdo” nos habla de la reindivicación del discurso minoritario y representa aquel canal sensible que nos conecta con el mundo para evaluarlo, analizarlo y críticarlo. Lo “Zurdo” hoy, es una nueva necesidad.

 

© 2018 | OjoZurdo

El 90% de los seres humanos son diestros. Además biológicamente todos tenemos un ojo dominante. En dos tercios de la población el ojo derecho predomina por sobre el izquierdo. Este sesgo, que aún sigue siendo un misterio, biológicamente no carga ningún juicio de valor. No obstante desde el aspecto cultural hemos ido aprendiendo a neutralizar la marcada carga peyorativa que tiene el ser  zurdo versus la carga del ser diestro. En español ser diestro significa, por ejemplo, “ser hábil, experto en un área u oficio” (RAE). En inglés, se dice to be right y en alemán Recht haben, ambos significan “estar en lo cierto” o “tener razón”. En cambio, para el término izquierda, siniestra, gauche, left, no existe raíz común, pero todas tienen juicios de valor desfavorables. En español, la palabra  izquierdear  significa “para apartarse de lo que dicta la razón y el juicio” y hacer algo a zurdas, que significa hacerlo “al contrario de como se

debe hacer” (RAE). En francés, gauche viene del verbo latino que significaba “errar” como vago o vagabundo, y la expresión être gauche, que significa “ser torpe”. En italiano, sinistra remite inmediatamente a “siniestro”. En inglés, la expresión to be left significa también “ser torpe”. En mapudungun  chuvlecüu signifca “zurdo, manituerto”; que viene de chulleco que significa “torcido”. Y si el canto del chucao (pájaro de la mitología chilota)  viene por la izquierda, es de mal augurio.

 

Lo zurdo -lo izquierdo- carga con una connotación ideológica negativa que incluso llevó a que se fuera perseguido por la Inquisición en la Edad Media y más cerca, en pleno siglo XX, se consideraba un signo de inferioridad escribir con la izquierda. Hoy dicha connotación negativa ha sido erosionada por la evolución social del lenguaje, que se desprende de la admiración provocada por artistas, pensadores y deportistas zurdos modernos y por el surgimiento de la acepción “izquierdista” que luego de la Revolución Francesa en la Asamblea Nacional Contituyente de 1789 surge como clasificación política que tiene como posición central la defensa de la igualdad social.

 

Así el término “Zurdo” evoca una histriótrica reinvindicación cultural y social, que logra evolucionar a la estigmatizada discriminación hacia este tipo de fenotipo minoritario de la especie humana.

 

Por otro lado, el ojo izquierdo, como todas la partes izquierdas de nuestro cuerpo,  están dominados por el hemisferio cerebral derecho, el hemisferio holístico no verbal, que es intuitivo en vez de lógico, piensa en imágenes, símbolos y sentimientos. Tiene capacidad imaginativa y fantástica, espacial y perceptiva.

 

Finalmente para nosotros, “Ojo Zurdo” nos habla de la reindivicación del discurso minoritario y representa aquel canal sensible que nos conecta con el mundo para evaluarlo, analizarlo y críticarlo. Lo “Zurdo” hoy, es una nueva necesidad.

 

 

 

 

 

 

OJO ZURDO